lunes, 14 de marzo de 2011

La que por su gusto muere.....

La que por su gusto muere se levanta a las 6:15 los domingos para correr, congelarse las manos y tener los pies ampollados, si, creo que me estoy volviendo adicta a estas carreras mañaneras. La semana pasada corrí la Nike Nosotras Corremos 2011 con mi mamá, ayer corrí con mi papá la carrera Gilette de cinco millas (más o menos 8 kilómetros).

Me decidí a correrla el viernes y por eso no me pude inscribir, pero NADIE te puede prohibir correr en la calle así que me metí a la carrera con mi papá sin número, ni derecho a medalla, zona de recuperación y esas cosas. Me desperté a las 6:15 de la mañana, me vestí y me preparé. Salimos de la casa como al cuarto para las siete. Llegamos a la carrera como a las 7:05 y nos pusimos a calentar, como no es una carrera grande, sólo había un bloque de salida, me puse una playera del mismo color que el de la playera de la carrera (que por cierto estaba muy padre) así que no llamaba mucho la atención. A las 7:30 fue el disparo de salida, mientras nos acercábamos a la meta puse mi ipod y preparé el cronómetro (como no tenía chip, esta vez no se me podía pasar lo del cronómetro), cuando pisé el tapete de salida inicié el cronómetro y empecé a correr. 

Ahora, lo primero fue la subida, una subida leve, no como la de la otra vez. Llegando a la primera milla nos dieron agua, tomé mi bolsita y empecé a tomar, pero con el agua fría se me empezaron a congelar las manos. Traté de aguantar un tiempo así a ver si solitas se empezaban a calentar con el ejercicio, pero eso no pasaba. Un poco antes de Chapultepec me empecé a asustar porque mis manos no se calentaban (ya saben que soy muy miedosa y me asusto por todo cuando corro), por eso, empecé a abrir y cerrar mis manos. Obviamente, eso funcionó. Mientras mis manos se calentaban, vi que el primer lugar general ya iba de regreso (yo apenas iba en la milla 2). La parte de Chapultepec estuvo bonita y bien planeada porque tenía una bajadita leve y una subidita justo ahí fue el retorno. Cuando dí vuelta me empecé a fijar a ver si del otro lado veía a mi papá; él me vió y me echó porras. Saliendo de Chapultepec pasé a un tipo que según yo conocía (jajaja) y seguí corriendo.

La parte final de la carrera estuvo bastante leve porque fue de bajada. Antes de llegar a la línea de meta me mandaron a correr a la banqueta porque no tenía número. Completé las cinco millas en 48 minutos (quería hacer alrededor de 45 min). Lo bueno de que me sacaran fue que pude quedarme ahí, en las vallas de la meta  para esperar a mi papá. El apareció 8 minutos después y le grité mucho.

En la zona de recuperación le quitaron el chip y le dieron agua, fruta, Gatorade, pizza y la medalla que me regaló (wiiiii). Nos fuimos, nos cambiamos la ropa húmeda y nos fuimos a unos departamentos (una vecindad que mi papá y mis tías tienen), arreglamos unos pendientes y regresamos a la casa a desayunar. Desayuné tortilla española y me fui a mi clase de Body Combat. 

Después regresé a la casa y me acosté toda la tarde, ví el fútbol y me dormí muy temprano. Hoy me desperté a las 9:00 y salí a caminar. Regresé a desayunar piña, tortilla española, un muffin y un té helado. Y ahora voy a salir al banco y después voy a ir al club al chill - out .

Así mi fin, la próxima semana no habrá carrera porque ¡me voy de puente! 

Les escribo al rato....


No hay comentarios: