domingo, 2 de enero de 2011

Viaje a Mérida. Día 2

El día dos desayuné en el hotel que sirve el mejor buffet de la ciudad. Era buffet y era fácil seguir la dieta:escoger cereal fruta y esas cosas, pero no! No siempre estás en Mérida y no vale la pena pagar buffet para comer comida de conejo, así que decidí probar las delicias locales: lechón al horno y cochinita pibíl mmmmm y después: pan dulce. 
Bien comidita, me dirigí a Celeztún. Ahí está la reserva de los flamingos. Es un lugar impresionante, el agua es roja por los microorganismos que vivien ahí, esos sirven de alimento a los pájaros y son los que les dan ese color tan bonito. La naturaleza no se equivoca, los flamingos son hermosos porque visten un combinación preciosa de colores: rosa y negro. Verlos volar es impresionante, se ven como nubes rosadas en el cielo azul. Después dí una vuelta por los manglares

Celestún

Después comí en el pueblo en una trampa para turistas, pedí camarones empanizados y una michelada, los camarones empanizados nunca fallan, digo ¿cómo pueden salir mal?

Después regresé a Mérida y al hotel. Mañana les cuento sobre Uxmal.



No hay comentarios: