domingo, 16 de enero de 2011

Razones para estar triste

Constantemente cometo el error de ponerme triste por babosadas sin sentido e irreales. Sin entrar en detalles, debo decir que hoy tengo una muy buena razón para estar triste, creo que ha acabado una etapa de mi vida y me encuentro llena de nostalgia. 
Lo bueno es que hoy he tenido la oportunidad de reflexionar sobre las cosas que tengo y no me gustaría perder: familia, amigos, salud y muchas otras cosas que a veces doy por sentadas pero me doy cuenta de lo importantes y valiosas que son. Hoy me duele lo que he perdido, pero celebro lo que tengo lo que me queda y estoy dispuesta a disfrutar mi vida: quedan muchos abrazos que dar, muchos "te quiero's" que decir, muchas risas que compartir, lugares que visitar, canciones que cantar y personas por conocer, por eso, les mando un abrazo a quienes lo necesitan mucho y a ustedes que me leen...

"La chica que soñaba con un cerillo y un galón de gasolina" pp 390